Flujo de trabajo para la correcta exposición en RAW

Una gran diferencia entre el carrete típico de la fotografía analógica y los sensores de la fotografía digital es cómo reaccionan de manera diferente a luz. La película analógica se comporta como el ojo humano, respondiendo de manera no lineal a la cantidad de luz. El ojo, o más bien nuestro cerebro, realiza, digámoslo así, una corrección de gamma automática.

¿Cómo funciona esto exactamente? Vamos a imaginarnos que estamos en un cuarto oscuro, con una única bombilla de 40 vatios, que produce un determinado brillo. Entonces, al encender una segunda bombilla de 40 vatios, hay más luz, pero no es dos veces más brillante… Y una tercera bombilla mucho menos triplica el brillo. Se genera más luz, pero menor es el aumento en el brillo. Los sensores no tienen este método de análisis ya que miden, de una forma bastante lineal, el número de fotones.

exposicion
Después de una corrección de gamma, la imagen aparece como lo vemos. Ahora, el histograma muestra una distribución normal.

 

Gradación lineal

Los sensores digitales trabajan con una gamma lineal. En la cámara detectan el brillo normalmente con una profundidad de 12 bits. Esto quiere decir 4.069 niveles de brillo (desde el 0% de brillo al 100% de brillo). Cada paso reduce a la mitad la cantidad de luz que incide sobre el sensor.

imgres

Supongamos un diafragma con seis pasos. Se obtiene la siguiente gradación de valores de brillo :

bild_004

  • 2,048 niveles hasta en el primer escalón (f/11) . Esto corresponde a las áreas más brillantes de la imagen .
  • 1,024 niveles hasta el segundo (f/8) . En esta zona se encuentran las zonas más claras.
  • 512 niveles del segundo al tercero (f/5.6) . Estos son el brillo medio de la imagen.
  • 256 niveles del tercero al cuarto (f/4).
  • 128 pasos del cuarto al quinto (f/3.6). Aquí están las luces bajas.
  • 64 niveles hasta el sexto escalón (f/2). Aquí los lugares más oscuros.

En los archivos JPEG con una profundidad de 8 bits, la gama de exposición sólo tiene 256 niveles. Esto quiere decir que, por ejemplo para las zonas más oscuras, solo tiene 4 valores, por los 64 de una imagen en RAW. 3 tipos de “casi negro” (el 4° sería el negro absoluto), mientras que RAW cuenta con 63 (más el negro absoluto).

Exponer teniendo en cuenta las zonas brillantes

Para evitar problemas con la sobre o subexposición, debes tener en cuenta lo siguiente:

La exposición debe ser lo más precisa posible en la cámara, porque las zonas demasiado brillantes (quemadas) o demasiado oscuras (empastadas) serán difícilmente recuperables con Lightroom (o cualquier otro programa). Para imágenes con una gran gama de colores es todo un problema .

Debes preocuparte en exponer correctamente las zonas brillantes, pero sin dejar la fotografía demasiado clara.

Ten cuidado también con la ISO elegida. Cada cámara es un mundo y no siempre la ISO 100 es la más adecuada (para algunos modelos será mejor la ISO50 o la ISO125, incluso la ISO200). Debes comprobar cual es la sensibilidad que mejor funciona en tu cámara.

Interpretar correctamente el histograma

Los histogramas siempre muestran los de valores de brillo. Cuanto más alto es el pico, más pixeles hay en ese valor de brillo.

exposicion2

Muchas cámaras digitales compactas y todas las réflex (con o sin espejo) digitales tienen la posibilidad de mostrar un histograma. Como he dicho anteriormente, este muestra la distribución del brillo en la imagen. Sin embargo, sólo proporciona la distribución de un archivo JPEG (la vista previa) y esta no es del todo correcta para los datos RAW. Sobre todo en los bordes, en las zonas más oscuras y brillantes, ya que se pierden los matices existentes al realizarse la conversión a 8 bits de los archivos JPEG.

 

¿DNG como formato RAW estándar?

imgres

Para los archivos RAW, no existe todavía un formato de archivo estandarizado. Esto significa que cada fabricante puede generar su propio formato RAW. Y es lo que pasa: Hay docenas de diferentes formatos con nombres tales como NEF de Nikon, CRW de Canon, ORF de Olympus y muchos más.

Esto tiene cierto sentido, ya que los datos RAW en la cámara incluyen parámetros específicos de la cámara. En este escenario, pueden buscarse diferentes soluciones dependiendo del modelo. Así que incluso modelos de cámaras distintos de un mismo fabricante pueden trabajar cada una con un formato de RAW diferente.

Tampoco hay un programa estándar para el tratamiento de los archivos RAW. Por eso cada fabricante incluye un software específico para edición.

Sin embargo , esto plantea algunos problemas. Si no estás satisfecho con la funcionalidad de software del fabricante, tienes inicialmente pocas opciones para trabajar con otro programa: Lightroom, Capture One, Aperture…  (aunque cada vez son más los programas). Muchos fabricantes optan por no “ceder” las especificaciones de sus formatos y por lo tanto impiden que fabricantes independiente puede proporcionar programas alternativos

Otro problema es el almacenamiento a largo plazo. Puedes encontrarte con que los programas recientes ya no reconocen tu antigua cámara, o que el programa de la cámara ya no se ejecuta en un ordenador con un sistema operativo más reciente.

Por todas estas razones, es necesario que desde la perspectiva del usuario, así como desde la perspectiva de los fabricantes de software, la existencia de un formato RAW neutral.

Aquí es donde empezó el formato Adobe DNG. Con gran éxito.

 

DNG (Negativo Digital)

Adobe ha creado un formato RAW denominado DNG que cumple con todos los requisitos de la tecnología de RAW. El formato incluye un contenedor para los metadatos y otra para los datos de la imagen RAW. Los datos de imagen en sí, así como en la mayoría de los otros formatos RAW, se almacenan como TIFF. Este formato también permite que se pueda almacenar la información de copyright.

En los metadatos, se almacena toda la información que se necesita para el tratamiento posterior de los datos. No sólo son datos para nosotros, como los referentes a la cámara, al objetivo, etc, sino que también se almacenan los datos puramente técnicos que contienen la grabación de datos muy específicos y que son necesarios para su posterior procesamiento, como por ejemplo la profundidad de bits (por lo general de 12 bits), los pixeles defectuosos (éstos se interpolan), la compresión, etc.

Problemas con el DNG

Para crear un DNG , los archivos RAW de la cámara deben ser convertidos al formato DNG. Como esto no es, por supuesto, del agrado de muchos fabricantes (la mayoría de los fabricantes quieren mantener sus formatos originales), nos vemos obligados a utilizar herramientas como el convertidor DNG de Adobe. Ésta herramienta puede descargarse gratuitamente en Internet desde la web de Adobe. En Lightroom, sin embargo, ya está perfectamente integrada.

Con cada nueva versión de una cámara, el formato RAW propietario debe integrarse a los diferentes programas. Por lo tanto, y en general, se necesita algún tiempo hasta que todos los nuevos modelos de cámaras dispongan de la versión apropiada disponible. Por eso aparece cada pocos meses una nueva versión de Lightroom que da soporte a los nuevos formatos de cámara RAW.

Además, muchos fabricantes no publican la totalidad de sus propias especificaciones RAW. Es por esto que a veces no se muestra toda la información disponible en un RAW o esta se interpreta erróneamente. Este es el motivo por el cual algunos expertos de la industria hablan de perdidas de información con el formato DNG.

Trabajar con DNG

DNG se propaga por Adobe como un formato RAW abierto, pero aun no es un estándar. Por ello disponemos de varias opciones

  • Usar los archivos originales: renunciamos a la conversión a formato DNG y trabaja con el archivo RAW de la cámara. Lightroom tiene el visto bueno de los fabricantes, así que no habrían problemas (siempre y cuando no sea una cámara nueva y una versión anterior a esta de Lightroom).
  • Integrar los archivos originales en archivos DNG: esto da lugar a archivos muy grandes, pero se guarda toda la información.
  • Guardar los originales: simplemente conviertes todas las imágenes a formato DNG y guardas los datos originales en otro sitio.
  • Pasarse a DNG: La última posibilidad es la más radical: Convertir todas las imágenes RAW a DNG, no darle importancia a la supuesta perdida de datos y borrar los archivos originales. Los que optan por este método siempre afirman que no han sufrido ninguna pérdida.