Flujo de trabajo

Desde el principio el flujo de trabajo en la fotografía era de forma no destructiva. Es decir, el original, después de que se ha grabado con la cámara ya no se cambia . Sólo había duplicados creados de la misma. La calidad de la imagen se mantenía.

En lo que respecta a la fotografía, salir del cuarto oscuro para entrar en el mundo de la fotografía digital fue, sin duda alguna, un gran avance. Al poder recibir los datos directamente en el sensor y estos ser almacenadoes en formato RAW, es posible separar negativo “original” y las diversas copias digitales entre sí . Para la generación de copias se requiere un software especial, que pueda trabajar con el formato RAW. Photoshop Lightroom es una de las mejores aplicaciones que permiten un flujo de trabajo no destructivo completo en nuestro ordenador.

Pero, ¿qué se entiende por “no destructivo”? Lo que esto significa es que cualquier cambio sobre la imagen no cambia la información original de la imagen. Lo que quiere decir que siempre podremos volver a la imagne original, sin alterar. Aun así, existen varias formas de destrucción de estos datos contra las que debemos pelear.

Destrucción por culpa del desenfoque

Los datos que nos aporta una fotografía no son nada más que información de color y brillo de los pixeles. Cuando el enfoque del objetivo no es correcto, los datos de los pixeles se mezclan con los de los pixeles adyacentes. Y cuanto mayor es el desenfoque, estos datos se mezclan con los de pixeles más alejados.

lightroom0201
Tanto si está desenfocado como sobre-enfocado, la pérdida de información es irrecuperable.

Si el contraste es tan bajo que ya no puede distinguir entre dos píxeles adyacentes, la información de detalle también se pierde. No debemos tener niguna duda: vamos a perder información en nuestra fotografía debido a nuestra falta de destreza y a las limitaciones producidas directamente por nuestro equipo.

Destrucción por culpa del ruido (de color y luminancia)

Puedes leer más información en el tutorial para reducir el ruido de una fotografía con Lightroom.

Destrucción por culpa del brillo

Si ajustamos los valores de la cámara, la imagen se hace más brillante o más oscura y todos los píxeles se aclaran u oscurecen juntos. Pero existe un problema:

En las zonas más oscuras de la imagen un píxel negro no puede ser aún más negro. En las zonas más claras, los píxeles que ya son blancos no pueden ser más blancos. por tanto, los que son casi negros se “fusionaran” con los negros y los que son casi blancos se “fusionarán” con los blancos, y toda la información que distinguia a unas zonas de otras se pierde.

Destrucción por compresión

Otra forma de degradación de la imagen es mediante la compresión de los datos de la fotografía. Una compresión es la reducción del tamaño de los datos por omisión de información importante o repetida. Se hace una distinción entre las compresión sin pérdidas y la compresión con pérdida.

Compresión sin pérdidas:

En la compresión sin pérdidas, los datos antes de la compresión y después de la descompresión son los mismos. Esto significa que no tiene lugar ningún cambio en el contenido de la imagen y por lo tanto los detalles capturados en la imagen siguen tal cual se tomaron. Y esto se realiza comprimiendo únicamente el contendio duplicado.

La información se almacena sólo una vez. Tal vez podría ser más fácil de entender con el siguiente ejemplo:

“Al(1) tiempo(2) tiempo(3) le(4) pido(5) y(6) el(7) tiempo(8) tiempo(9) me(11) da(12)”

cada número escrito junto a cada palabra indica la posición de esta palabra en la frase. Pues bien, como la frase tiene varias palabras repetidas podríamos escribirla de la siguiente manera:

“Al tiempo (2) le pido y el (2) (2) me da”

Dado que la palabra “tiempo” está en la posición 2 y se repite varias veces, podemos hacer referencia a qué palabra es y no escribirla directamente. De esta manera, son menos los datos (letras) que contiene la frase y por tanto se puede almacenar ocupando menos espacio. El formato TIFF, por ejemplo, permite esta compresión.

La compresión con pérdida:

En este tipo de compresión es consciente de la información de la imagen omitida. Dependiendo del factor de compresión esta será mayor o menor. Este tipo de compresión no tiene sentido para textos, pero si funcionan con datos de fotografías y vídeos. Básicamente, y por explicarlo de una manera muy sencilla, el sistema funciona más o menos de la siguiente manera:

Tenemos cuatro pixeles rojos. el primero es rojo al 25%, el segundo es rojo al 90%, el tercero es rojo al 92% y el cuarto es rojo al 50%. Si aplicamos una compresión pequeña, el sistema, para ahorrar entiende el segundo y el tercero como un rojo al 91%, con lo que realmente solo tiene que almacenar información de 3 colores distintos. Si aumentamos la compresión incluirá al cuarto color (el rojo al 50%) como si también fuera el mismo color “no es el mismo, pero se le parece”. Cuanto mayor es el grado de compresión menos colores almacena. Obviamente, esto implica un descenso brusco en la calidad de la imagen. El formato JPEG trabaja utilizando este sistema de compresión.

lightroomcompresion

 

Metadatos en Lightroom. Flujo de trabajo sin destrucción

En un flujo de trabajo no destructivo, los cambios realizados en la imagen no se incluyen en ella, sino que se “adjuntan” en algo llamado metadatos. Esto permite el acceso inmediato a la imagen original. En la imagen puedes ver algunos de los metadatos que incluye una fotografía.

lightroom02

No destructiva significa que – sin importar lo que hagamos a nuestra imagen – los cambios no tienen ningún efecto sobre la imagen original, sino que se guardan como metadatos. Cuando se abre la imagen con un software adecuado, estos datos se leen conjuntamente y se agregan a la imagen. El cálculo de los datos de imagen es relativamente complejo y puede tomarse un tiempo en función del tamaño de la imagen y de nuestro ordenador. Para acelerar este proceso, programas como Lightroom ofrecen unas vistas previas de las imágenes en un tamaño considerablemente más pequeño. Estas se utilizan en lugar de la imagen original. Las vistas previas sólo se recalculan al cambiar los parámetros que afectan el contenido de la imagen. Esto acelera el trabajo enormemente.