Mejora tu Instagram como fotógrafo

Instagram debería ser una plataforma perfecta para los fotógrafos, pero mientras algunos fotógrafos están creciendo rápidamente, para otros no funciona igual de bien. Desde que decidí desempolvar mi cuentra de Instagram esta creció mucho en muy poco tiempo. Estos son los mejores consejos que a día de hoy puedo darte.

Todos seguimos a las mismas personas

¿A quién sigues?

  • Amigos y familia
  • Famosos que te interesan
  • Personas con fotos interesantes
  • Perros y gatos

Bueno, estoy seguro de que no ando muy desencaminado. La mayoría de las cuentas que sigue estoy seguro de que caen dentro de alguna de estas categorías. Entonces, la siguiente pregunta es más que obvia: si no eres famoso, ¿por qué alguien debería seguirte? O eres un animal doméstico o la única opción es tener un Instagram con fotos interesantes.

¿Por qué deberías publicar fotos en Instagram?

A diferencia de otras plataformas, Instagram te permite interactuar de una forma extremadamente amigable. Hojeas fotos a paso de tortuga, dejas aquí y allá unos pocos “me gusta” con forma de corazón y no importa si eres consumidor o productor: es divertido. De pronto te encuentras con un grupo de personas que están interesadas en tus fotografías por alguna razón… y esto también es divertido (reconózelo).

Instagram es divertido

Por supuesto, también puedes obtener trabajos a través de Instagram, pero tienes que ser realmente grande para eso. Y crecer rápido cada año, porque los demás también van a crecer.

Las buenas fotos ayudan, pero se requiere uniformidad

Solo utilizo mi cuenta de instagram manera medianamente seria desde el año pasado, pero todavía de forma esporádica y no tan profesionalmente como debería. La cantidad de seguidores ha pasado de unos 20 a más de 6000 en unos meses, pero… ¿Por qué?

Es importante que una fotografia sea buena, o interesante, pero hay un requisito previo indispensable: la fotos debe interesar a tu grupo objetivo. Ya sea que muestres gatos, pintalabios o puestas de sol: acostúmbrate a la uniformidad (peco de esto, lo se). Un conocido con más de 100 mil seguidores en Instagram siempre comenta que recibe las órdenes de lo que debe hacer directamente a través de Instagram. Con un vistazo a su cuenta, puede ver si lo que hace te gusta o no. Esto le ha permitido ir modelando sus fotos, creando un estilo único que es lo que precisamente la gente espera al visitar su cuenta.

Presta atención a esto con los “grandes fotógrafos” de Instagram. Verás que todos imágenes consistentes. Esto no es solo un filtro de Lightroom, sino también una estética visual. Claro que esta estética visual puede ir cambiando con el tiempo. Es más, considero que la evolución es esencial a largo plazo. Como en todo.

Por cierto, en socialblade puedes mostrar estadísticas gratuitas y compararte con los demás.

Encuentra tu nicho: publique algo inusual o local

Una y otra vez aparecen de la nada nuevas cuentas en Instagram, cuentas que tienen una idea inteligente, brillante. Tener ese tipo de ideas ayuda en la vida sin ningun género de dudas, pero aun así es difícil. Y no garantiza nada: aun debes ser “descubierto”.

Pero ayuda si cubre un nicho, un hueco, que estaba por cubrir. Por ejemplo, puedes decidirte por fotografiar tu propia ciudad. Entonces podrás vender tus fotos a revistas, a periódicos, a empresas de turismo o al propio gobierno de tu ciudad. Pero debes encargarte de cubrir completamente ese nicho. Los temas de actualidad locales pueden ser muy interesantes, ya que puede acceder rápidamente a la prensa local, pero no funcionará si tu ciudad no es lo suficientemente grande.

Publica algo que a la gente le gustaría compartir (o comentar)

¿Por qué las cuentas de perros y gatos son tan exitosas? Si muestran buenas fotos, serán compartidas. También ayuda si recibes muchos comentarios. Por un lado, te ponderas más arriba en la lista (pero eso solo es relevante cuando ya estás en la parte alta) y la probabilidad es que alguien famoso comente y luego mire tu galería. Eso también atraerá a más gente.

Prueba algo, en lugar de simplemente publicar una foto, escribe algo corto. No utilices solamente hashtags, escribe algo que llame la atención: puede ser una pregunta, sugerencia, idea, etc. Antes de enviarlo ponte en la piel de quien va a leer el mensaje: ¿Por qué alguien va a querer dejar un comentario en tu foto?

Muchos “me gusta” no significa que la foto sea buena, sino que es interesante. Cuenta una historia, o despierta emociones o recuerdos. Dale la importancia que se merece a los comentarios.

La publicidad funciona muy bien, si tienes publicaciones interesantes

La publicidad funciona muy bien en Instagram. Puede llegar a miles de personas con poco dinero y especificar un público objetivo que esté interesado en tus fotos. Pero solo obtienes visitas, no Likes o comentarios.

Estos tendrás que ganartelos.

Por último y más importante: ser social

Muchas veces recibimos comentarios o mensajes privados como “¡Ey, buenas fotos! ¡Mira las mias y dejame comentarios! “. Sí… Ummm… ¿por qué debería hacerlo? Normalmente ignoro estas solicitudes. Si deja un comentario interesante y agradable en su lugar, iré a su cuenta sin que me lo pida. Eso no quiere decir que también le vaya a seguir, pero si veo una foto que me gusta, me gusta. Y luego otros verán que me ha gustado y quizás le sigan. Si veo varias fotos en una cuenta que me gustan mucho, entonces si seguiré a esa persona. Pero solo entonces.

Yo uso para ello mis pequeños tiempos muertos. En el tranvía, en la parada de autobús… también puede ser en el baño, jeje, como hace una buen amiga, etc. Deja unas cuantos comentarios y me gusta por día y obtendrás nuevos seguidores (ya te advierto que no va a funcionar si solo dejas un comentario y 5 likes al día).

Recomendación: si aun no tienes muchos seguidores, busca a otro usuario de Instagram que se mueva en un área similar a la tuya, déjale algunos comentarios, porque tiene seguidores que también están interesados ​​en lo que tu ofreces. Y cuando se trata de cuentas pequeñas, esto se nota rápidamente.

Pero… ¿y los hashtags?

Los hashtags eran muy importantes y aún lo siguen siendo, pero solo para determinados nichos. Yo publico, por ejemplo, a menudo con el hastag #godox. Uno de los motivos por lo que hago esto es puramente egoísta, me apoyaron y me gustaría continuar teniendo una buena cooperación con Godox. También sé que otros usuarios de Instagram que son clientes de Godox estarán por ahí. Quiero llamar la atención. Cuanto más grande sea tu cuenta más arriba estarás en la lista cuando la gente busque determinado hastag. Instagram funciona tan bien que el tamaño ayuda.

La importancia de los Hubs

Un Hub (centro de contenido) es una cuenta que publica fotos de otras cuentas. Esto no es robo de imágenes, pero es una muy buena publicidad para ti. Las reglas son simples y generalmente se incluyen en la propia cuenta.

Su principal objetivo es ayudar a promover fotógrafos y entusiastas de la fotografía e inspirar a aquellos que disfrutan de bellas imágenes. Normalmente necesitas usar el hashtag (esa palabra que lleva un # delante) del Hub para tener la oportunidad de ser compartido en la cuenta.

Crecer con éxito en Instagram

La conclusión es: Instagram debería ser divertido. Aun así, requiere mucho esfuerzo crecer y si esta red social no te gusta, ¿para qué la sigues usando? Publica regularmente y, sobre todo, sea amable con todos. Es dificil crear “amigos” en redes como Instagram, pero muy sencillo crear Haters o gente que disfrutará molestándote.

… ¿Y tú? ¿me sigues ya en Instagram? Aqui está mi cuenta.


5 cosas que deberías saber antes de empezar un negocio

Si estás pensando en empezar tu carrera como fotógrafo profesional es posible que tengas miedos y dudas. Esto es lo que te gustaría que alguien te dijera antes de empezar en esa mastodóntica aventura…

Espera lo Peor

Puede sonar terriblemente pesimista, pero lo mejor que puedes hacer es esperar a que lo peor ocurra. Si eres consciente de lo mal que pueden salir las cosas y aun así estás de acuerdo con eso, sabrás exactamente a qué te arriesgas. Sabiendo lo peor que te puede pasar, tomarás las decisiones con mas calma, controlando tus emociones. En el peor de los casos no conseguirás mantenerte como autónomo y volverás a cualquier otro trabajo, con suerte no venderás tu equipo y lo dejarás como un pasatiempo para tus horas libres. Una vez que te des cuenta de que todo puede fallar, estas listo para tener éxito. Hay otros que se arriesgan con una hipoteca, invirtiendo en bolsa o pidiendo un crédito… cuanto te quieras arriesgar depende de algunos factores, por ejemplo si eres soltero o tienes familia, pero es importante saber realmente lo que está en juego.

Aprende de los errores

Aunque no quieras cometer errores, los vas a cometer… o los cometerán por ti. Es parte del proceso de crecimiento y aprendizaje, pero es bueno saberlo. Un paso en falso te va a permitir aprender, corregir o crecer. Como dicen en el deporte: nadie aprende de las victorias. En realidad, fallar y cometer errores es beneficioso y cuanto más errores cometas al principio, menos cometerás después y menos perjudicada saldrá tu imagen. En lugar de tratar de evitar los errores, enfoca cada desafío de manera optimista y ten en cuenta que estás aprendiendo mientras recorres el camino.

No tomes decisiones incoscientemente

Nadie toma decisiones incoscientemente ¿o si?. Me gustaría que durante mi vida he pensado en las consecuencias de mis actos y me he planteado todos los factores a tener en cuenta antes de tomar alguna decisión que influyera significativamente en mi futuro. Aun asi, la realidad es que en la mayoría de los casos tomamos la decisión final de una forma incosciente. Esto no quiere decir que sea malo, pero se dejan sin contestar demasiadas incógnitas. De todas formas, no será posible tener en cuenta todas las variables de cada decisión, por eso es recomendable hacer toda la investigación posible antes de dar un paso adelante.

(Esto se aplica tanto para camaras y objetivos, como para software, tarjetas de visita, tu sitio web, etc.)

La parálisis mental

Esta viene irremediablemente desde el punto anterior. Cuando debes tomar una decisión importante quieres saber todas tus opciones… al menos la mayoría queremos. Con la compra de mi primera cámara me di cuenta de que esto solo conduce a la incapacidad de tomar una decisión. Algo que he podido comrpobar posteriormente en mis cursos y talleres. Cuanto más investigues, más encontrarás. El exceso de información conlleva la incapacidad para tomar una decisión. Es por eso que es muy importante acotar siempre la decisión antes de ponerte a investigar (cuanto gastar, en que segmento actuar, dónde investir…)

Anticipación y evaluación emocional

Seamos realistas por un segundo: la rutina diaria de un fotógrafo no tiene nada de glamurosa: la mayor parte del tiempo estás vestido con tu ropa mas comoda (y vergonzosa) delante del ordenador durante horas. Serás un “fotógrafo profesional” solamente los días en los que tengas sesión de fotos. Antes de empezar, parece interesante el poder trabajar desde casa sin estar atado a horarios o a reglas, pero una vez que las cosas se pongan en marcha, te darás cuenta de que no todo es magia y comodidad. Pasarás días sentado en soledad durante horas, echando de menos no tener que coger el coche (o el trasporte público) para ir a trabajar o tener un compañero de trabajo quien te moleste esporádicamente con tonterías.

Whew, esta fue una doozey de una publicación. Si esto ayuda solo a una persona, incluso un poquito, entonces estoy feliz. Mientras más nos ayudemos unos a otros, mejor será esta industria. Juntos.


7 Claves antes de empezar con la fotografia

Es posible que no lo sepáis, pero hace ya algunos meses que lancé mi primer libro en PDF de forma gratuita. ¿Le has echado ya un vistazo?

7 Claves antes de empezar con la Fotografía

El libro forma parte de una serie de libros que tengo en mente realizar durante los proximos meses denominada La Fotografía Progresiva. Con ellos voy a intentar que vayamos avanzando en el mundo de la fotografía, en todas sus variantes, paso a paso, progresivamente.

En el primero de los libro hablo sobre una serie de factores, a modo de preguntas, que todos debemos hacernos antes de empezar en este fascinante mundo. Algunos de vosotros, con experiencia, leeréis el libro y encontraréis las mismas preguntas que os hicisteis al empezar, algunos pensaréis “vaya… me hubiera ayudado mucho pensar en esto cuando empecé” y, para todos, espero que sea una lectura amena.

Os invito a todos a que descarguéis el libro y a que lo sigais a través de la página de Facebook que he creado para ello.

Espero vuestros comentarios sobre el libro ¿Qué os ha parecido? ¿Qué os gustaría encontraros en proximos libros? ¿Cuales fueron vuestras experiencias cuuando estábais comenzando?


Nunca dejes de aprender

Hoy hay algo que me gustaría grabar en tu cabeza y que no olvides jamás: “Nunca dejes de aprender”

¿Por qué no tenemos ganas de aprender más?

Los primeros años de nuestras vidas se caracterizan por el aprendizaje. Aprendemos mucho de nuestros padres, nuestro entorno y también en broma. Entonces comienza la escuela primaria. Durante este tiempo, nos enseñan que debemos aprender a obtener buenas calificaciones. ¿Sintió ganas de enseñar en ese momento? ¿O para hacer la tarea? ¿O te apetece aprender para una prueba?

Hasta 18 años nos dedicamos fundamentalmente a aprender: Nos han enseñado que es importante para nuestras vidas. Y es verdad. Pero en la mayoría de casos nos obligan durante años a aprender cosas que no siempre nos gustan, con lo cual nos crea la idea de que “aprender no es interesante”.

En algún momento la escuela termina, pero no dejas de aprender. Entras en el instituto, o en la secundaria o como se llame en el país desde donde me leas, luego la formación profesional o la Universidad… Al final, has pasado 15 o 20 años estudiando cosas que, en su mayoría, no te han gustado. He escuchado a muchos amigos decir que lo mejor es no tener que volver a estudiar. ¿Tu también? Me lo imaginaba.

Por qué aprender de todos modos es tan importante

Siento decirte (si no lo has descubierto ya) que el aprendizaje no acaba ahí. Aprenderás con tu primer trabajo, y en el segundo… y también en el siguiente. El aprendizaje es parte de la vida. Nunca se detiene y, la verdad, me alegro de que nunca se detenga. Todavía aprenderé cosas nuevas cuando tenga 80 años. Aunque posiblemente mis nietos se vuelvan locos intentando enseñármelas. Y me miren como un loco porque seguiré usando un teléfono en vez de los implantes que llevan ellos.

Si en algún punto de tu vida crees que puedes hacer todo, que eres un experto y que no tienes que volver a aprender, entonces simplemente te has equivocado y estas “muerto”.

Puedes elegir lo que aprendes

Cuando terminé mis estudios, yo fui uno de esos que saltaba de alegría de no tener que aprender lo que nadie me dijera. A partir de ese momento, necesitaba obtener experiencia pero no nuevos conocimientos. No podía estar más equivocado.

Pasado unos meses me di cuenta de que esto no es así: necesitaba seguir aprendiendo, mejorando, si quería ser bueno en mi trabajo. Pero me di cuenta de algo: ahora puedo elegir lo que quiero aprender.

Quizás ahora mismo estés preocupado pensando en si aun puedes aprender algo. Pero creo que todos podemos aprender. Tal vez es un poco más lento o más rápido, dependiendo de muchísimos factores, pero eso no tiene por qué ser malo.

Alguno de mis alumnos tenían más de 70 años cuando dieron clases conmigo y ni siquiera habian tocado un ordenador en su vida. Aun así todos, a su ritmo, aprendieron.

Tu entusiasmo por aprender y mejorar es mucho más importante que tu velocidad de aprendizaje.

La decisión real: ¿qué quiero aprender?

Una vez que descubres por ti mismo que puedes aprender lo siguiente que tienes que pensar es: ¿hay algo sobre lo que quieres aprender? ¿Qué quieres hacer con tu tiempo? ¿En qué quieres mejorar? ¿Qué habilidades quieres aprender? Muchas personas dicen que no tienen tiempo para estudiar, pero no es tan dificil encontrar el tiempo necesario cuando realmente quieres algo.

Piensa en tu vida diaria. ¿Qué haces en un día normal? Piensa en lo que has hecho lo últimos días, seguro que encuentras horas para dedicar al aprendizaje:

  • ¿Vas en transporte público a trabajar? Entonces tienes tiempo para leer allí.
  • ¿No puedes leer en el transporte público? Entonces puedes escuchar un podcast o ver un video. (Los auriculares con cancelación de ruido son una gran cosa, si no es barato)
  • Tienes que hacer una hora de almuerzo en el trabajo? Prueba a comer en 30 minutos de almuerzo tranquilamente, y puedes dedicar el resto del tiempo a estudiar.
  • ¿Pasas 2 horas viendo la televisión por la noche? Claro, eres libre de decidir lo que haces con tu tiempo.

El aprendizaje se vuelve especialmente efectivo si lo integras en tu vida diaria.

Tómatelo con calma

Desde mi propia experiencia, te puedo decir que no tiene sentido acabar con tu vida social. No pierdas amigos o parejas por centrarte en lograr tus metas. Tal vez puedas renunciar un poco a la televisión o a los juegos para lograr algo de tiempo extra para aprender. Nosotros los humanos somos animales de costumbres y, aunque al principio te costará, te acostumbrarás rápido a los cambios. Es sorprendente lo muy desconectado de la televisión que estoy hoy en día.

Comienza con pequeños cambios, pero hazlos sin titubeos. No seas demasiado duro contigo mismo al principio si no has mantenido habitos que te exijan un esfuerzo si te despistas un poco la primera semana. Comienza aplicando los cambios lentamente y estos durarán más que si los introduces en tu vida todos de golpe. Si ves que el nuevo hábito funciona, entonces puedes permitirte seguir a delante y esforzarte un poco más.

Diseña tu propio Máster de Fotografía

Imaginemos que quieres ser realmente bueno en fotografía: Podrías preparar tu propio máster. ¿Qué deberías aprender? ¿Qué temas quieres reforzar? Tu eres quien decide qué dirección tomar. Una vez que tengas esto claro deberás dar el siguiente paso ¿Qué necesitas? ¿Tal vez un libro? ¿O seguir un canal de YouTube? ¿Asistir a un curso? ¿tal vez un Workshop?

Cada uno de nosotros tiene un método de aprendizaje que nos funciona mejor. ¿Has pensado alguna vez en ello? Libros, vídeos, podcasts, sitios web, foros, talleres, audiolibros…

Descubre con qué método aprendes mejor y utilízalo para mejorar en las áreas que decidas.

Invierte en ti mismo

Es totalmente fácil gastar su dinero en cosas materiales. El próximo teléfono celular, el auto más grande o el nuevo televisor. Pero, ¿qué es lo que realmente nos lleva más lejos?

Si desea evolucionar, invierta su dinero en su propia educación.

Vale la pena invertir en su propio desarrollo. Por supuesto, esto no se limita a la fotografía. Puede adquirir nuevas habilidades para su trabajo. Puedes aprender un nuevo idioma Puedes aplazar tu miedo a las conferencias aprendiéndolo. Puedes aprender a manejar tus miedos mejor. Puedes aprender algo como la meditación para mejorar tu vida y la de los demás.

Nunca dejes de aprender

Es lo más importante que debes recordar, no solo porque es muy divertido aprender cosas nuevas y luego aplicarlas. Si no te esfuerzas en aprender y mejorar cada día, ten en cuenta que miles de personas si. Lo que te quiero decir con esto es que hay miles de personas que hacen lo mismo que tu haces, pero ellos mejoran dia a dia. ¿Crees que podrás competir con ellos si no mejoras tu también?

 


La Fotografía Progresiva es el título de una serie de mini-libros en la que estoy trabajando. ¿La conoces?


7 errores iniciales en la fotografia que todos cometemos

1. Falta de autocrítica

“No soy lo suficientemente bueno!” – O lo opuesto – “No hay problema, soy el mejor!”

La falta de autocrítica de nuestras propias cualidades es uno de los errores más comunes y repetidos. Antes de acercarte a hacer un primer plano de tus modelos, deberías haber entendido algunos conceptos básicos de fotografía y haberlos puesto en práctica.

Mi consejo: Confía en los consejos de fotógrafos con más experiencia, sobre todo de aquellos cuyo trabajo te guste… Es difícil, para alguien sin mucha experiencia, evaluar con rigor nuestras propias características: qué somos capaces de hacer y qué no.

Por supuesto, no estoy diciendo que solo debas hacer aquello que ya domines. EN ABSOLUTO. En primer lugar, nunca debes dejar de aprender y de mejorar, abandona tu zona de confort y mejora, no solo tus habilidades actuales. En segundo lugar, algo que también es importante: No te sobreestimes a ti mismo. No te estás haciendo ningún favor si te convences a ti mismo de que una fotografía mediocre es buena, por el simple hecho de que es tuya.

 

2. Fotografiar con luz solar directa

Evitar la luz solar directa. Esta regla funciona en la mayoría de sesiones de exterior.

La luz es tal vez la “cosa” más importante que se puede utilizar como fotógrafo. No hay que subestimarla. De hecho, es lo más fundamental de la fotografía. Muchas veces lo digo: lo que hacemos es captar la luz.

Sí, lo se. Hay muchísimas fotografías geniales que se han tomado en verano al medio día. Pero mi recomendación para los principiantes es clara: Evitar la luz solar directa. Es mejor buscar puntos en lugar de sombra bajo los árboles, detrás de las casas o directamente fotografiar en días que el cielo está ligeramente nublado, ya que las nubes actuarán como un enorme difusor, suavizando las sombras. La luz del sol directa origina sombras duras y por lo tanto también (a menudo) demasiado contraste en la imagen.

 

3. Obsesionarse con la tecnología

“No es la cámara hace que la imagen, sino el hombre detrás de ella.”

Lo que muchos novatos hacen es sobrestimar la calidad de las cámaras hoy en día. Incluso con una cámara de gama de entrada puedes hacer muy buenas fotos. No se necesitan inicialmente grandes sistemas de flash ni objetivos de ensueño. Cinco cosas son necesarias:

  • Cámara con ajustes manuales
  • Objetivo. El 50mm básico de Canon es un objetivo increíble y se puede conseguir nuevo por unos 100 euros.
  • Flash externo (a ser posible montado sobre un trípode con una ventana, se pueden conseguir kits de baja calidad por 30 euros)
  • Reflector (también existen 5 en 1 muy económicos)
  • Batería y tarjeta de memoria extra (por si acaso, mejor tener batería y memoria de sobra)

4. Ser tímido

Como fotógrafo de retratos, no es preocupante ser tímido. Incluso el más introvertido de los fotógrafos puede crear las mejores imágenes. Claro que ser abierto y llevarte bien con la gente va a simplificar enormemente tu vida.

En tu vida encontrarás personas que se muestren de una manera mucho más íntima y natural ante tu cámara, mientras que otras se sentirán más cómodas con fotografías más divertidas. No tiene por que ser malo una cosa o la otra, pero no te ocultes detrás de la cámara dejando sola a la modelo.

Sobre todo con modelos con poca experiencia será necesario que des un paso al frente, explicando cómo debe posar y qué resultado quieres obtener.

Da instrucciones, explica tus ideas antes de hacer una u otra pose y verás cómo todo es más fácil y más agradable.

 

5. No realizar ningún procesado

Un tema que ha provocado peleas en diversos foros y plataformas de medios sociales. Si tienes la oportunidad de retocar tus fotos con cualquier programa de edición de RAW, hazlo. Aunque prefieras las fotografias sin retocar.

Te explico: Cuando disparamos en formato RAW obtenemos muchísima información de cada imagen, pero la información está sin preparar, en crudo (de ahí que el formato de archivo se llame precisamente RAW, que en inglés significa “crudo”)

Con el formato RAW tienes más posibilidades de optimizar el color y el contraste de la imagen. Al guardar tus fotos en la cámara en formato JPG, la propia cámara ya comprime y aplica filtros a la imagen, además de eliminar una gran cantidad de información, lo que le permite optimizar el tamaño de la fotografía (por eso ocupan menos espacio en la tarjeta de memoria).

Los fotógrafos al principio tienden a confundir procesado con retoque fotográfico. Modificar el color, el contraste o el brillo de una fotografía no es modificarla. Sería el equivalente al trabajo que se realizaba en un cuarto oscuro, cuando el fotógrafo revelaba cada fotografía.

 

6. Retocar demasiado

Cuanto daño hizo la época del retoque de piel de porcelana!

Este error es justamente lo contrario que el punto anterior. Al principio los fotógrafos (o editores) tendemos a retocar demasiado las imágenes. En los retratos tienes que asegurarte de que la piel se vea natural, no sea borrosa. Está claro que está bien eliminar manchas no deseadas así como pelusas o pelos. Por supuesto también los temidos (por las modelos) granos. Debes evitar los retoques en los que la piel quede como una superficie lisa, difuminada y sin textura.

Recuerda: Menos es (a veces) más.

7. Realizar una sesión sin contrato

La confianza es buena, pero…

A menudo es algo que se descuida al principio, de forma intencionada o no, porque pensamos que es algo exclusivo de profesionales: Estoy hablando del contrato. En muchos países no puedes hacer fotografías a una persona sin su previo consentimiento por escrito.

¿Qué pasa si la modelo no acepta que publiques las fotografías? ¿O si se va (o no aparece) dejándote con todo montado, habiendo contratado servicios de peluquería y maquillaje? ¿Cómo puedes defenderte si no hay un contrato? ¿Qué pasa si haces fotos de retrato y de ropa interior durante la misma sesión? Es posible que la modelo acepte publicar los retratos, pero no quiera ver públicas las fotos, y es posible que te exija que, aun así, le des las fotos de ropa interior para que ella las use como quiera. ¿Qué hacer?

Sin un contrato, ambas partes están desprotegidas, nadie podrá hacer nada con las imágenes. Como fotógrafo, tendrás los derechos de autor, y la modelo tendrá los derechos personales. No se podrá publicar las fotos sin un acuerdo bilateral aprobado por ambas partes. Así que no sacarás partido de tu trabajo y te arriesgarás a denuncias si lo haces. Hay muchísimos tipos de contratos predefinidos para este tipo de sesiones en internet, pero mi recomendación es que hables con un abogado para ajustar uno a tus necesidades.


Pc o Mac ¿Cual es mejor para fotografía?

La inmensa mayoría de gente a la que preguntemos nos va a contestar de la misma manera. El Pc es mejor para jugar y el Mac es mejor para imagen y sonido. ¿Es esto real? Esta claro que si comparamos entre un Mac de miles de euros y un Pc de quinientos euros, pagas lo que tienes, pero ¿Qué pasa cuando comparamos dos equipos del mismo precio?

Cómo se ha enfocado la prueba

Esta prueba, realizada por los chicos de SLRLounge, se ha realizado con Adobe Lightroom, ya que es el software que utilizo para la mayor parte del trabajo. Para un fotógrafo, la velocidad de imagen a imagen es fundamental, así que hay que  optimizarlo para que funcione a la perfección. Para ello, se probarán dos equipos de un precio similar, para tener una imagen más acertada de la realidad.

Los precios, como todos sabéis, varían constantemente y están sujetos a cambios difíciles de predecir. Es por eso que se ha optado por poner los precios en euros que eran válidos en el momento de escribir este artículo.

Especificaciones del Pc personalizado

Precio final 4.439 €

Especificaciones del iMac

  • iMac con pantalla Retina 5K de 27 pulgadas
  • Procesador Intel Core i7 de cuatro núcleos a 4 GHz
  • 32 GB de SDRAM DDR3 a 1.867 MHz
  • Almacenamiento flash de 1 TB
  • Tarjeta Gráfica AMD Radeon R9 M395X con 4 GB

Precio final 4.879 €

Mac-vs-PC

Metodología de la prueba

Para los test se han utilizado las mismas imágenes RAW obtenidas con una cámara Canon 5D Mark III y una cámara Canon 5DS. Todas las configuraciones de las cámaras eran las mismas para un mayor control y todos los ensayos se realizaron 2-3 veces para evitar errores.

IMPORTACION

Tiempo necesario para importar 1,121 imágenes directamente desde el disco duro interno de cada equipo.
Pc – 12.51 Segundos.
iMac – 26.81 Segundos.
Resultados: el PC se mostró aproximadamente un 114% más rápido que el iMac de Apple.

VISTA PREVIA

Tiempo necesario para generar 1,121 pequeñas vistas previas de las imágenes importadas. Ambas máquinas han usado imágenes con un tamaño del lado más largo de 2048px y las opciones de calidad “Media” que permiten las preferencias del catálogo de Lightroom.
PC – 19 Minutos y 22 Segundos.
iMac – 26 Minutos y 01 Segundos.
Resultados: el PC fue un 35% más rápido que el iMac.

MODULO DE REVELADO

Se borraron todos los catálogos y las vistas previas de ambos equipos. Se volvieron a importar las imágenes sin ningún tipo de vista previa. Esta prueba midió el tiempo que tardaron en pasar por 114 imágenes RAW, esperando a que se cargaran completamente cada una de ellas en la pantalla.
PC – 114 Imágenes en 1 Minuto y 10 Segundos.
iMac – 114 Imágenes en 1 Minuto y 58 Segundos.
Resultados: el PC fue aproximadamente un 68% más rápido que el iMac.

CREACION DE IMAGENES PANORAMICAS

Se utilizaron 5 Imágenes RAW tomadas con la Canon 5DS (de 50 Megapixeles) y se procesaron de forma idéntica en ambos equipos usando el Preset “11g. HDR Natural Color” de SLRLounge, combinándolas en un sólo DNG panorámico directamente con Lightroom.
PC – 12 Segundos para la vista previa; 59.32 Segundos para la panorámica completa en DNG.
iMac – 28.5 Segundos para la vista previa; 1 Minuto y 31 Segundos para la panorámica completa en DNG.
Resultados de la vista previa: el PC fue un 137.5% más rápido que el iMac.
Resultados de la creación de las panorámicas: el PC fue un 53.4% más rápido que el iMac.

Conclusiones

Aunque me gusta el enfoque de Apple en cuanto a su calidad y diseño de hardware (sobre todo en el pasado), no podemos justificar el precio a diferencia de rendimiento en este momento.

Una diferencia del 25% en el rendimiento transforma un trabajo de 8 horas en 10 horas. Si realizaras 30 bodas al año (para un estudio típico), la diferencia de tiempo es de 60 horas. Para un estudio grande que pudiera hacer 200 bodas al año, una diferencia del 25% requeriría 400 horas más trabajo de postproducción o, lo que es decir, casi 10 semanas más de trabajo al año.

En esta comparativa, los resultados mostraron que el iMac de Apple está cerca de un 35% por debajo en todos los aspectos, dando al PC como claro vencedor.

erez
Fotografía de Stephan Eichler

Consideraciones finales

Siempre ha habido un gran debate sobre los resultados de estas pruebas, por lo que creo recomendable dar mi propia opinión.

Me gusta Apple, o me gustaba. Cuando estaba Steve Jobs tenía un carácter innovador, con una calidad por encima de toda duda, y estaba siempre un paso (o dos, o tres) por delante de todos sus competidores. Ahora, se han perdido gran parte de esa ventaja, y creo que casi todo el espíritu. Apple está simplemente añadiendo nuevos productos y actualizando los existentes, dando la sensación de que no se paran a pensar mucho en lo que hacen, y en a dónde van. Quien haya visto como se carga el Apple Pencil sabrá de lo que estoy hablando.

Como queda demostrado en esta prueba, un PC de unas características parecidas ofrece un rendimiento mucho mejor a un precio más reducido. Y para un rendimiento similar, el iMac cuesta casi el doble.

Cuando se trabaja en un estudio grande, con 20-30 ordenadores, pagar el doble no es tan sencillo. Por lo tanto, pienso que para un estudio con varios ordenadores, un PC va a ser la mejor solución.

Para aquellos que defienden la eficiencia y la fiabilidad de Apple frente a los PCs, les diría que tengan en cuenta lo siguiente:

  • Es ridículo comparar entre un Pc montado por 500 euros (monitor incluido) y un iMac de 2000. Obviamente el ordenador de Apple será superior en este caso.
  • Un Pc montado con piezas de calidad sufre los mismos problemas técnicos que un iMac, por no decir que menos. Además, ofrece la posibilidad de ampliar o mejorar sus características en el futuro de una manera mucho más simple que el iMac.
  • Si utilizas el ordenador de trabajo solamente para trabajo, dejando de instalar en él programas gratuitos, demos, Add-ons sin sentido… y dejando de ver porno, y de descargarte contenido ilegal de páginas de torrents o similares, notarás como funciona mucho mejor durante mucho más tiempo.

 


Mejorar como fotógrafo: la práctica hace al maestro

Es posiblemente el mas tonto, obvio, y típico consejo que nunca vayan a darte. Y lo peor de todo (o lo mejor) es que es completamente real y válido para cualquier trabajo. Nadie nace sabiendo pintar, escribir, fotografiar, bailar… Aunque, obviamente, puedes tener cierta predisposición: hay quien tiene más facilidad para según qué cosas. De todas formas, para mejorar, la práctica se muestra como un elemento fundamental. En tus prácticas es el momento perfecto para probar nuevos estilos, nuevas iluminaciones, técnicas…, cosas que poner en funcionamiento cuando nos enfrentemos a una sesión en condiciones. Además, la práctica nos ayudará a corregir malos hábitos y a salir (y a ampliar) nuestra área de confort.

Pero, incluso cuando todo lo dicho hasta ahora es motivo más que suficiente, la realidad es que hay otros motivos por los que realizar pruebas de forma habitual:

  • Trabajar con nuevos profesionales (ayudantes, peluquería, maquillaje, estilismo, etc.) para buscar gente con la que fortalecer tu equipo de colaboradores habituales.
  • Probar con modelos no habituales para buscar nuevos talentos.
  • Probar nuevos estilos de la fotografía, para no correr el riesgo de fracasar y perder a un cliente.
  • Intentar copiar esa iluminación que viste la semana pasada en una revista, para intentar perfeccionarla y añadirla a tu colección de esquemas.
  • Ampliar o renovar tu portafolios.
  • Hacer un simulacro, como si fuera para un cliente real, para optimizar tu flujo de trabajo.

Dicho todo esto, es obvio que es totalmente necesario practicar de manera regular para convertirnos en mejores fotógrafos.

Obviamente, dependemos para muchas cosas de nuestras posibilidades. Cuando vivía en un pequeño pueblo de menos de 20mil habitantes al sur de Alicante no encontraba muchas opciones para salir y fotografiar. Ahora que vivo en Basel, las oportunidades son muchísimo mejores y más numerosas: a menos de 30 minutos puedo encontrar lagos, montañas, ríos, ciudades y mucha, mucha gente.

Si te especializas en fotografiar personas (en cualquiera de sus variantes) una ciudad aporta también muchos beneficios. Si eres un profesional de la fotografía podrías contactar con agencias de modelos para utilizar a algunos de sus modelos, y tanto si lo eres como si no… El salir a la calle en busca de un rostro anónimo puede dar también muchos y buenos frutos.

Si, por el contrario, eres más de fotografía turística, te recomiendo realizar el siguiente ejercicio:

Acércate a algún sitio turístico cercano, que tenga bastante gente, y siéntate a un lado. Tienes que estar lo suficientemente alejado de la acción como para no interferir pero también lo suficientemente cerca como para tener una visión global de lo que está sucediendo a tu alrededor. No saques la cámara… Quédate allí sentado durante un buen rato observando al resto de turistas con sus cámaras: ¿Qué elementos fotografían? ¿Desde que ángulos? Podrás comprobar como la mayoría realizan las mismas tomas, una y otra vez, sin importar la hora del día, la luz, la gente…

Sin embargo, habrá un grupo bastante más reducido de fotógrafos que se paren a pensar, busquen ángulos distintos, se fijen en detalles… No estoy diciendo que todos esos fotógrafos del segundo grupo sean profesionales, pero si es una forma de, a priori, distinguir a los fotógrafos que tienen la vista más entrenada.

La diferencia entre los del primer grupo y los del segundo es precisamente el pensar, el tener una idea de lo que se quiere conseguir y llevarlo a cabo, en vez de disparar a lo loco sin pensar realmente en lo que se está haciendo.

No es necesario tener el mejor equipo para ser un gran fotógrafo, pero para serlo si es necesario sin ninguna duda tener la vista entrenada, el ojo del fotógrafo.

 


5 Consejos para encontrar grandes localizaciones

La verdad es que no todos los fotógrafos, y mucho menos los aficionados, podemos permitirnos un estudio fotográfico dedicado y en condiciones para cualquier tipo de sesión, pero muchas veces es necesario: no siempre vamos a hacer las sesiones al aire libre en sitios públicos. Sean cuales sean tus razones, esta serie de consejos te ayudarán (o eso espero) a encontrar la localización adecuada.

Consejo 1: Mantén la búsqueda

Eres fotógrafo y, como los arquitectos, aprendemos a mirar más allá de dónde miran los demás. Yo también soy arquitecto, así que lo tengo ya asumido por partida doble. Dondequiera que vayas debes mantener los ojos abiertos. En cuanto cambies la forma que tienes de mirar a tu alrededor te sorprenderás de las infinitas posibilidades con las que contamos. Encontrarás localizaciones impresionantes en los lugares más insospechados. Verás las posibilidades que tiene la lavandería de la esquina, o el vestíbulo de aquel hotel familiar, o las posibilidades de la tienda de alimentación de tu barrio. Descubrirás lo increíble que se ve al atardecer el jardín de tu vecino, la rotonda de entrada a la ciudad, las escaleras del centro comercial o la tienda de artículos de segunda mano… la lista es interminable.

Busca una gran iluminación, espacios abiertos, fondos interesantes y cosas interesantes con las que interactuar. Observa si es un lugar con mucho trafico, o con muchas personas, o si es un lugar relativamente tranquilo en el que se pueda fotografiar en paz. Usa tu imaginación para convertir esos lugares ordinarios en localizaciones extraordinarias.

Consejo 2: Siempre pide permiso

Una vez que hayas encontrado un lugar en el que te gustaría probar, asegúrate de pedir permiso antes de nada. En la medida de lo posible hay que intentar que se produzca un contacto en persona, aunque se comience mandando un email. Esto servirá para que puedas tener una impresión de los dueños y también para que les puedas vender tu mejor sonrisa. Tienes que ser en todo momento un fotógrafo educado, respetuoso y, por encima de todo, profesional. Aunque no seas profesional. Alguna vez he tenido la desgracia de encontrarme con propietarios que intentan aprovecharse de la situación de la peor manera posible: esta reunión cara a cara es posible que te ayude a evitarlos.

Si no estás seguro de quien es el dueño puedes intentar ir directamente y tocar el timbre recordando lo dicho justo en el párrafo superior. Si es algún edificio público o de alguna gran empresa… es posible que tengas que hacer muchas llamadas, solicitudes por escrito y entrevistas. La paciencia será una gran aliada en estos casos. Aunque os parezca raro, muchos dueños se alegran cuando se encuentran con un fotógrafo educado que pide permiso, informa de qué va a hacer y se muestra respetuoso, ya que normalmente tienen que lidiar con fotógrafos que se olvidan de pedir permiso. Muchas veces, aunque se traten de jardines o lugares públicos, los responsables de los mismos agradecen estar informados y, en ocasiones, incluso moverán sus hilos para hacernos la vida más fácil.

_W3B2874

Hay que tener en cuenta que algunos lugares, como museos o parques temáticos, tienen prohibido el realizar fotografías en su interior. Otros si lo permiten, pero no hay que olvidar pagar la entrada.

Algunos lugares cobran una tarifa por permitir fotografiar, y algunos no permiten a los fotógrafos en absoluto. Si te haces el loco y fotografías de todas formas, te puede caer una multa considerable. No vale la pena. Si pides permiso y obtienes un no como respuesta, lo mejor que puedes hacer es buscar otro sitio. Aun así, nunca está de más preguntar. La mayoría de las veces, si eres educado y profesional, vas a recibir un sí.

Consejo 3: Busca como beneficiar al dueño

Hay ocasiones en donde no tienes más remedio que pagar por utilizar una ubicación, pero en otras ocasiones esto no es así. Yo suelo hablar con los dueños, ya que tal vez podemos llegar a algún tipo de acuerdo. Una vez en un hotel la condición fue que comiéramos allí todo el equipo, otras veces me piden que cite el sitio donde he realizado la foto. En un pub irlandés la condición fue que hiciéramos la sesión mientras el bar estaba abierto… el bar se llenó de curiosos y los clientes hablaron de ello durante meses. A veces, vecinos de la propia ciudad no conocen un lugar hasta que lo descubren gracias a tus fotografías y esto beneficia al dueño del local.

Es muy probable que te encuentres con locales así, esas pequeñas joyas escondidas de tu ciudad. Estoy seguro de que el propietario estará más que contento de cederos su local de forma gratuita a cambio de la publicidad que obtendrá. Algunos sitios a veces te piden un par de fotos del local a cambio… ¿por qué no?

andrea

Obviamente no siempre nos encontramos con dueños abiertos a este tipo de actuaciones. Una vez el dueño de un hotel me pidió pagar la habitación que pretendía utilizar más un extra por “uso especial” y, por si eso no fuera poco, pretendía que firmara un documento en el que me hacia responsable de todos los deterioros que hubieran en la habitación… sin permitirme hacer una lista de los deterioros que ya existían. Dicho de otra manera, pretendían hacerme pagar la reforma de la habitación. Naturalmente, les dije muy educadamente que no podía aceptar esas condiciones para esa sesión y que tal vez en el futuro podríamos trabajar juntos. Ellos se despidieron recordándome que muchos otros habían pagado y que su hotel había salido en videoclips de artistas de segunda (o quinta) fila. Es posible que sea cierto, también lo es que no pienso nunca aceptar unas condiciones así.

Consejo 4: Explora tus propios contactos

A veces ocurre: tal vez tienes un amigo con un bonito salón o una bonita habitación. Si le haces unas fotos, puede ser una forma bastante suave de dejar una puerta abierta para que te permita más adelante traer a otros clientes a su casa. Incluso no hace falta que le hagas unas fotos primeros, si la confianza es suficiente puedes preguntarle directamente que opina sobre el realizar alguna sesión en su casa.

_W3B2546

Ten cuidado de no pedir demasiado, y de no poner a nadie en una posición incómoda. Si te da la sensación de que tu amigo es un poco reacio a realizar alguna sesión en su casa, no lo obligues.

Consejo 5: Ser el mejor invitado

Cuando consigas el permiso para utilizar un lugar nunca, nunca, NUNCA permitas que algo se rompa, se estropee o no quede como estaba cuando llegaste. Si necesitas mover algo, pregúntale al dueño si está bien primero, y luego vuelve a ponerlo donde Estaba. Un buen truco para eso es realizar algunas fotos de la habitación antes de empezar el trabajo para así tener “el mapa” de como iban colocadas todas las cosas. Tienes que ser consciente de lo que está sucediendo a tu alrededor, especialmente si estás fotografiando niños (esas cosas pequeñas e impredecibles). Eres el responsable de lo que suceda, y de lo que hagan, y no creo que quieras pagar una factura enorme en reparaciones, o perder una amistad, por no tener cuidado durante la sesión.

Ten en cuenta que no solo te estás representando a ti mismo, sino a todos los fotógrafos del mundo, cuando entras a una propiedad (pública o privada) para realizar unas fotografías. Si lo conviertes en una experiencia horrible para los propietarios, lo más seguro es que ellos se muestren a partir de entonces reacios a permitir que otros trabajos vuelvan a realizar alguna sesión allí. Por favor, no seáis de esa clase de fotógrafos que arruinan a todo el que llega detrás por no tener un poco de educación y respeto mientras trabajáis. Al contrario, deja la mejor de las sensaciones para que todos los fotógrafos que vengan después sean recibidos con los brazos abiertos. Además… dejar al propietario satisfecho significa que él, sus amigos, familiares y clientes pueden convertirse en futuros clientes tuyos. Todo un motivo para realizar un trabajo impecable.


La importancia de los Workshops

Creo que fue en octubre de 2007 cuando asistí a mi primera reunión de intercambio entre fotógrafos y modelos. En aquella época las llamábamos quedadas (KDDs) y en ella conocí a grandes fotógrafos y modelos, algunos profesionales, otros amateurs… Pero fue mi “gran salto” al mundo de la fotografía. No es que no hubiera hecho fotos antes, es que lo que saqué de aquel día de fotógrafos como Sergio Pereira o Antonio Montes y de modelos como Luisina Gomis o Aitana Pérez fueron las bases de mi trayectoria como fotógrafo.

De aquel día por Benidorm (España) saqué muy buenos amigos y mucha experiencia. Y aprendí. Aprendí mucho. Aún recuerdo todo lo que se me pasó por la cabeza cuando Antonio Montes y yo le hicimos la misma (o eso creía) foto a Luisina en el puerto y el resultado era terriblemente diferente. También recuerdo la paciencia que tuvo Sergio conmigo por la tarde… y la escenita a ultima hora con un policía que ahora no viene al caso.

Ahora se ha perdido un poco aquel ambiente “de buscadores de oro” de hace 10 años, las KDDs han evolucionado y ahora lo habitual son los Workshops (talleres) o los Fotowalks (paseos fotográficos). Reuniones de fotógrafos en las que un fotógrafo enseña al resto.

No nos engañemos, como he dicho anteriormente, no se aprende únicamente del “profesor”, sino que aprendes de cada uno de tus compañeros. Son reuniones en las que se habla mucho, en las que se mezclan las cámaras enseñando configuraciones, encuadres….

_W3B6878

Es la realidad: hoy en día, o aprendes o mueres. No puedes estancarte. No puedes decir “hace diez años aprendí” y quedarte ahí. Estas muerto.

Como fotógrafo, especialmente si eres profesional, es nuestro deber garantizar que nuestros conocimientos están siempre a la última, que estamos en constante mejora y que somos capaces de salir de nuestra zona de confort cuando la ocasión lo requiere.

Motivos para asistir a un Workshop o a un seminario:

  • Compartir: Asistir a un workshop con personas que comparten tu afición te permite la oportunidad no sólo aumentar tu red de contactos, sino de interactuar con otras personas que comparten tu misma pasión. Puedes sacar tu lado friki sin parecer raro.
  • Mejorar: Cada año más y más personas se compran una cámara réflex con la intención de demostrar al mundo que hacen grandes fotografías. Si quieres destacar no te queda más remedio que mejorar, que ser mejor que miles. Sobre todo si eres profesional, es algo sumamente importante. Si el primo del cliente acaba haciendo las fotos con su móvil, es que algo estás haciendo mal.
  • Ampliar tu curriculum: Puedes crearte una gran marca y una gran campaña mediática a tu alrededor. Incluso muchas veces es suficiente eso para convertirte en “famosillo” sin ser un buen fotógrafo. Pero si algo tienen los fotógrafos realmente buenos es un curriculum profesional impecable, lleno de cursos, talleres, seminarios… en los que han ido bebiendo de otros grandes fotógrafos, posiblemente desconocidos, pero que los han forjado tal cual son ahora.
  • Revivir tu pasión: no te preocupes. Todos hemos pasado por épocas de agotamiento fotográfico. Bien sea por un estancamiento creativo o por realizar 10 bodas el último mes. Son ciclos por los que todos los fotógrafos pasamos. Una de las mejores formas de sobrevivir a estos baches es asistir a uno de estos talleres donde la forma de ver de otro fotógrafo, o una nueva técnica, o un estilo de fotografía que no es el habitual harán que vuelvas a sentir esa llama dentro de ti.

Pero claro, también hay cosas que deberías tener en cuenta:

  • El profesor: da igual si consideras que el fotógrafo que imparte la clase no está a tu nivel en lineas generales. Tal vez vaya a explicar unas técnicas o un tipo de fotografía que no son tu punto fuerte. Pero ojo, eso no significa que cualquier fotógrafo es un buen profesor. Si es un mal fotógrafo posiblemente no tenga nada que enseñar. E incluso siendo bueno, es posible que no sea capaz de transmitir correctamente sus enseñanzas.
  • El número de asistentes: está claro que cuanta más gente haya más contactos podrás hacer, pero esto también significa que todo será más desorganizado y que el profesor no podrá atender correctamente las dudas de todos.
  • El patrocinador: Si el curso o taller al que asistes está patrocinado, asegúrate de que vas a aprender algo y que no se trata simplemente de intentar venderte su último producto.
  • El diploma: si es un taller de un fotógrafo reconocido, o si has pagado bastante dinero, no dudes en pedir un diploma o una acreditación de que has hecho el curso. Estás invirtiendo dinero en tu formación y estás en tu derecho de tener alguna prueba de ello.
  • La experiencia previa: muy posiblemente el fotógrafo ya haya realizado talleres con anterioridad. De ser así, conviene investigar un poco para saber qué opina la gente que ya ha estado en sus talleres.  Obviamente una mala critica no significa mucho (para gustos los colores), pero cuando hay muchas…

Ten cuidado con convertirte en un adicto. No por asistir a todos los talleres te vas a convertir en un mejor fotógrafo. Pasa como con el baile. Tu puedes ir a clases de salsa a bailar y en clase hacerlo todo bien… pero si no sales a bailar por tu cuenta, con gente desconocida, a tener que ir definiendo la coreografía conforme bailas… no sabes bailar. La práctica hace al maestro y el encontrarte solo ante dificultades va a ser lo que te haga utilizar lo aprendido durante los talleres.

 


Reglas de oro de la fotografía (y II)

Sin orden ninguno:

01. El contenido es más importante que la forma

Muchas veces, demasiados fotógrafos, caen en el error de centrarse exclusivamente en la técnica. Una fotografí­a puede estar bien enfocada, con un balance de blancos perfecto y un color inmejorable y, sin embargo, no transmitir nada. Estar completamente vací­a.

02. Si lo puedes mostrar, no lo digas

Esta idea tiene su origen en la televisión, todos conocemos la famosa frase “Una imagen vale más que mil palabras”. En fotografía hay que intentar que la imagen hable por si misma… si el fotógrafo debe explicar la toma, es que no es una buena fotografí­a.

03. Tener claro el motivo de cada toma

¿Qué quieres mostrar? ¿lo tienes claro? Si no es así, mejor respira y piensa un poco. Si no tienes claro lo que quieres hacer, cuando miren tu fotografia no tendrán claro lo que querias ofrecer.

04. En cada toma solo un centro de interés

Los ojos van siempre primero a lo que llama la atención. Si colocas varios objetos o personas que llamen la atención, la vista ira recorriendo la foto de lado a lado casi sin querer, siguiendo el rastro de los puntos de interés.

Algunas formas de llamar la atención sobre un punto concreto son:

– Iluminándolo
– Enfocándolo
– Dando sensación de movimiento, o de vida.

05. Regla del horizonte, Regla de la mirada y Regla de los 2/3

Ya hablé de estas tres reglas hace unos días: Regla del horizonte, de la mirada y de los 2/3. Pero es que son muy importantes.

regla-de-los-tercios

06. Regla de las lí­neas dominantes

Las lineas dentro de la fotografí­a transmiten una serie de sensaciones:

– Horizontal: Estabilidad, Espacio…
– Vertical: Fuerza, Poder…
– Diagonal: Dinamismo, Excitación…
– Zig-zag: Violencia, Destrucción…
– Curvas: Sensualidad, Belleza…

colores-mini

07. Mejor impar que par

A veces, una foto en grupo se ve mal y no se sabe por qué. No me refiero a que esté desenfocada, con grano, con colores pobres o muy saturados o quemada. Me refiero a que la sensación que transmite no es del todo buena.

Si ponemos a dos personas en la misma fotografía, dandole a los dos la misma importancia, la atención se reparte, es mejor que hayan tres protagonistas, o cinco mejor que cuatro, y centrar la atención en uno de ellos.

Esto no significa que no se pueda hacer fotografia de parejas pero, en muchos casos, o la pareja forma un unico foco de atención o hay un tercer objeto (un reloj, una colonia… como solemos ver en los anuncios).

El número mágico es el 3.

08. Utilización de la luz

La luz que demos a una fotografí­a es, como pasa con las lineas y el color, fundamental a la hora de transmitir sensaciones:

– Poca Luz: Miedo, Drama…
– Luz Difusa: Romanticismo, Ternura…
– Luz Brillante: Alegrí­a, Dinamismo…

09. Utilización del color

Los colores transmiten sensaciones y ayudan a concentrar el interés en determinados puntos:

– Colores Fuertes: Energí­a, Dinamismo…
– Colores Pastel: Serenidad, Armonía…
– Colores Claros: Bondad, Liegereza…
– Colores Oscuros: Maldad, Peso…

Templo_de_Debod_n_by_onicomicosis
Fotografia de Onicomicosis

Los colores cálidos (amarillos, naranjas y rojos) centran más la atención que los fríos (azules, verdes y púrpuras)

10. Los bordes de la imagen

Hay que tener cuidado a la hora de fotografiar personas. NUNCA HAY QUE CORTAR UNA IMAGEN A LA ALTURA DE UNA ARTICULACIÓN. Siempre será mejor hacerlo por zonas intermedias. Tampoco se pueden cortar elementos importantes de un objeto, por ejemplo, las ruedas traseras de un coche.

11. Sensación de profundidad

Incluir objetos o personas en distintos planos mejora la sensación de profundidad de las fotografías. Si tomamos una fotografía en la que todo está al mismo nivel, se verá plana y sin perspectiva

12. Equilibrio de la imagen

Hay que buscar el equilibrio entre orden y complejidad, en función de las sensaciones que queramos transmitir.

+ Orden – Complejidad: Aburrimiento
– Orden + Complejidad: Confusión

13. El movimiento

Para algunas fotografías este puede ser un consejo interesante. Hacia donde se mueva el centro de atención de la fotografí­a transmitirá una serie de sensaciones:

– De zona iluminada a zona de sombra: Fracaso, Depresión…
– De zona de sombra a zona iluminada: Libertad, Superación…

– De abajo a arriba: Evolución, Avance…
– De arriba a abajo: Retroceso, Final…

El movimiento de izquierda a derecha y de abajo a arriba es más natural que al contrario.

14. La importancia de los ojos

Los ojos son el espejo del alma, y el rasgo físico más importante del ser humano. Por ello han de estar siempre perfectamente enfocados.

4

She’s got the black de Petko Petkov

De igual manera, hay que procurar que estén siempre en el tercio superior de la imagen.

15. Diferentes planos

En general, cada tipo de fotografÃía necesitará un tipo de plano:

– Plano corto: Retratos, Macro…
– Plano medio: Moda, Retratos…
– Plano largo: Reuniones, Moda…
– Plano general: Reuniones, Paisajes…

En función del plano que se vaya a utilizar hará falta un objetivo u otro. Es algo que, aunque parece una tontería, hay que tener en cuenta antes de salir de casa para elegir el equipo.


La luz #2 La dirección de la luz

Elegir la dirección desde la que viene la luz principal es una de las decisiones más importantes a tomar, ya que tendrá un gran impacto en la apariencia de la escena, y también en las emociones que tu imagen pueda transmitir.

Luz frontal

01-frontlight

Ocurre cuando la fuente de luz está directamente detrás del punto de vista del observador. Lo más común es verla en fotografías con flash y a menudo, es bastante poco atractiva si la fuente de luz es dura – hay excepciones y en algunas situaciones una luz frontal suave puede producir imágenes muy atractivas.

La luz frontal sirve muy poco para mostrar la forma o la textura ya que las sombras estan en su mayoría escondidas de la vista. Como resultado hace que las cosas parezcan planas, aunque una luz frontal difuminada puede también ‘aplanar’ algunos objetos por esta misma razón – puede ayudar a disimular arrugas e imperfecciones y por eso es a menudo usada en retratos y fotografías de producto.

La luz frontal dura tiene ese aspecto de paparazzi: estridente y a menudo nada atractiva.
01-soft-frontal-light
La luz frontal suave difumina las formas.
01-front-lit-kangas
La luz frontal puede hacer que la escena parezca plana ya que no nos vale para revelar forma y textura.

Luz lateral

01-side-lighting

La luz lateral es muy buena mostrando la forma y la textura y presta a los objetos una cualidad tridimensional. Las sombras son acentuadas y como resultado el contraste puede ser alto. La luz lateral puede usarse para arrojar sombras dramáticas sobre superfícies tales como muros y crear atmósfera. La luz lateral es generalmente atractiva y es a menudo usada para conseguir un gran efecto: es el tipo de iluminación que se encuentra al principio y al final del día y como tal se ve a menudo en películas y fotografías

La desventaja potencial de usar esta iluminación reside en que algunas áreas de la imágen pueden perderse en las sombras, y que puede revelar imperfecciones tales como arrugas. En el retrato fotográfico, por ejemplo, es generalmente usada con los hombres más que con las mujeres porque tiene una apariencia más dura, especialmente si las sombras no tienen un borde suavizado.

01-side-lit-leaf
La luz lateral puede usarse para conseguir un gran efecto y revelar forma y textura.
01-side-lit-wall
La textura de este muro es revelada por la luz de la tarde que la saca a relucir.
01-side-lit-columns
Las largas sombras proyectadas a lo largo de esta imagen ayudan a darle un sentido de profundidad y dimensión.

Luz trasera

01-back-lighting

La luz trasera ocurre cuando el observador está mirando hacia la fuente de luz, y los objetos tendrán su parte iluminada hacia el lado opuesto a nosotros, para aparecer o bien como siluetas o bien oscuramente iluminados por la luz de relleno. Es normalmente una situación de alto contraste y puede a menudo parecer muy atmosférico y dramático. Si el origen de la luz esta en un pequeño ángulo relativo a nuestro punto de vista, tendrá un filo de luz definiendo uno o más de sus bordes. Cuanto más dura sea la luz, más pronunciado será este filo.

Las escenas iluminadas desde atrás normalmente contendrán un montón de sombras a no ser que el orígen de la luz sea muy suave. La mayoría de las veces la imágen será predominantemente oscura con zonas definidas dramáticamente iluminadas. El filo iluminado que conseguimos en esta situación puede ser muy útil para definir las formas entre las sombras. Otra característica de este tipo de luz es que revela la transparencia, translucencia y cualquier fino detalle o textura a lo largo de este borde iluminado. Este tipo de luz es muy efectiva para prestarle drama a una imágen.

01-back-lit-grass
La luz trasera puede hacer que hasta el más mundano de los temas parezca atractivo.
01-backlit-vines
Es también un modo efectivo de revelar la translucidez de los objetos.
01-backlit-silhouette
Las siluetas son una característica común de las escenas iluminadas desde atrás.

Luz Cenital

01-top-lighting

La iluminación desde arriba es una situación ligeramente más inusual, aunque es común en la luz de un día nublado. Se puede encontrar también en la luz del sol al mediodía, en algunos interiores y en otras situaciones como la iluminación de escena. Con luz suave es un modo muy efectivo de mostrar la forma. Bajo una luz dura, puede darle un aire de misterio por las sombras dramáticas que proyecta, que ocultan las formas bajo ella: por ejemplo la gente que permanece directamente bajo la luz dura tendrán agujeros negros en lugar de ojos, ya que la cuenca del ojo estará en sombra total.

A mi entender, la iluminación cenital es raramente utilizada por los artistas, aunque eso no quiere decir que no debería ser usada. Para la iluminación de un día nublado es el set-up más realista, con el cielo entero actuando como una enorme fuente de luz difusa. Es también una iluminación inusual para situaciones más atmosféricas y el simple hecho de que no se vea a menudo puede ser usado para crear un sentiemiento de incomodidad.

01-top-lit-butterfly
La luz suave desde arriba es una característica de situación meteorológica nublada.
01-toplight-01
Iluminar una figura directamente desde arriba puede dar un aspecto amenazante. Enfatiza la estructura de los huesos y la profundidad de las cuencas de los ojos.

Luz desde abajo

01bottom-lighting

Si la iluminación directamente desde arriba es rara, entonces hacerlo con la luz directamente desde abajo es todavía más inusual. En un contexto natural esto puede ocurrir si alguien está de pié junto a una fogata, o sosteniendo una linterna. La luz reflejada puede también venir desde abajo, desde el agua, por ejemplo. Le daría una apariencia complétamente extraña a los objetos más familiares, incluso, ya que lo que usualmente se ve con luces y sombras serán revertidas ( piensa en una persona iluminandose la cara con una linterna desde abajo: Las sombras parecen estar al revés).

De nuevo, la rareza de este tipo de iluminación puede usarse para un efecto creativo. Instintivamente reconocemos que las cosas no parecen estar bien, y esto puede usarse para crear ambientes específicos, manipulando la iluminación para provocar emociones y respuestas.

01-bottom-lit-bubbles
La iluminación desde abajo se ve raramente, pero puede ser usada para crear imágenes inusuales.
01-bottom-light-01
La iluminación desde abajo crea un aspecto misterioso y poco familiar. Incluso las zonas iluminadas en los ojos se ven extrañas debido a su colocación. Date cuenta de cómo el ángulo de luz también enfatiza la textura de la piel. Compárala a la imagen de la sección anterior: es la misma cara, sólo la posición de la luz se ha movido, pero parecen completamente diferentes la una de la otra.


Continuará…

Nota: Este artículo es una traducción del tutorial originalmente escrito por Richard Harris. Todas las imágenes y el texto mismo tienen copyright. El original en inglés puede encontrarse en www.itchy-animation.co.uk


Reglas de Oro de la Fotografí­a (I)

En la fotografía soy autodidacta y, por tanto, tiendo a no darle mayor importancia a leyes, reglas o normas… fotografío lo que quiero como quiero, lo que me transmite en cada momento. Hoy en dí­a es muy fácil que cualquiera se llame “fotógrafo”, la mayoría de las cámaras ya lo hacen todo solas: enfocan, disparan flash si es necesario, escogen el mejor balance y los ajustes preestablecidos para cada ambiente.

Aun así, he comprobado como poco ha poco he ido cumpliendo con lo que llamo las “Reglas de Oro”, un conjunto de normas que, aunque no sepas que existen, poco a poco las vas cumpliendo sin querer.

No son unas reglas que deban cumplirse, pero si es recomendable tenerlas en cuenta. Yo siempre digo que las reglas las pone el fotógrafo, que es el único que sabe cómo y qué quiere captar en una fotografía. Solo la práctica hará que el fotógrafo aprenda, casi de manera instintiva, a encuadrar correctamente una fotografía.

Ley del horizonte

Horizonte

Consiste en dividir la imagen en tres partes: El motivo principal debe ocupar más o menos 2 de estas tres partes y dejar el motivo secundario para la parte restante.

El ancho de estas partes suele ser igual, pero puede también variar en función de las características de la imagen.

Por último, decir que aunque sea la “regla del horizonte”, no es necesario que haya horizonte propiamente dicho, con que la imagen tenga una composición mayoritariamente horizontal será suficiente para poder aplicar correctamente esta norma.

horizonte

 

Ley de la mirada

5803821825_87d74fc161

Esta es una regla que a mi particularmente me gusta romper de vez en cuando. Consiste en dejar la mayor parte del “aire” en el lado hacia donde mira la persona (animal o cosa) fotografiada. Incluso es posible cortar el objeto principal por su parte posterior si el fondo o motivo secundario es importante o si es un primer plano.

Es importante tener en cuenta una cosa: que coincida el porcentaje de aire con la importancia de lo que se muestra.

 

Regla de los tercios

regla-de-los-tercios-2

Es la más conocida. consiste en dividir la imagen en tres partes iguales, tanto horizontal como verticalmente cada cruce que forman las lineas imaginarias es un “punto clave” y es recomendable hacer coincidir los objetos principales con alguno de estos puntos.

Es posible y hasta recomendable, cuando se pueda hacer, cumplir las tres leyes de La Regla de Oro en una misma fotografía, pues estas no solo son perfectamente compatibles entre sí, sino también complementarias.

regla-de-los-tercios