Si estás pensando en empezar tu carrera como fotógrafo profesional es posible que tengas miedos y dudas. Esto es lo que te gustaría que alguien te dijera antes de empezar en esa mastodóntica aventura…

Espera lo Peor

Puede sonar terriblemente pesimista, pero lo mejor que puedes hacer es esperar a que lo peor ocurra. Si eres consciente de lo mal que pueden salir las cosas y aun así estás de acuerdo con eso, sabrás exactamente a qué te arriesgas. Sabiendo lo peor que te puede pasar, tomarás las decisiones con mas calma, controlando tus emociones. En el peor de los casos no conseguirás mantenerte como autónomo y volverás a cualquier otro trabajo, con suerte no venderás tu equipo y lo dejarás como un pasatiempo para tus horas libres. Una vez que te des cuenta de que todo puede fallar, estas listo para tener éxito. Hay otros que se arriesgan con una hipoteca, invirtiendo en bolsa o pidiendo un crédito… cuanto te quieras arriesgar depende de algunos factores, por ejemplo si eres soltero o tienes familia, pero es importante saber realmente lo que está en juego.

Aprende de los errores

Aunque no quieras cometer errores, los vas a cometer… o los cometerán por ti. Es parte del proceso de crecimiento y aprendizaje, pero es bueno saberlo. Un paso en falso te va a permitir aprender, corregir o crecer. Como dicen en el deporte: nadie aprende de las victorias. En realidad, fallar y cometer errores es beneficioso y cuanto más errores cometas al principio, menos cometerás después y menos perjudicada saldrá tu imagen. En lugar de tratar de evitar los errores, enfoca cada desafío de manera optimista y ten en cuenta que estás aprendiendo mientras recorres el camino.

No tomes decisiones incoscientemente

Nadie toma decisiones incoscientemente ¿o si?. Me gustaría que durante mi vida he pensado en las consecuencias de mis actos y me he planteado todos los factores a tener en cuenta antes de tomar alguna decisión que influyera significativamente en mi futuro. Aun asi, la realidad es que en la mayoría de los casos tomamos la decisión final de una forma incosciente. Esto no quiere decir que sea malo, pero se dejan sin contestar demasiadas incógnitas. De todas formas, no será posible tener en cuenta todas las variables de cada decisión, por eso es recomendable hacer toda la investigación posible antes de dar un paso adelante.

(Esto se aplica tanto para camaras y objetivos, como para software, tarjetas de visita, tu sitio web, etc.)

La parálisis mental

Esta viene irremediablemente desde el punto anterior. Cuando debes tomar una decisión importante quieres saber todas tus opciones… al menos la mayoría queremos. Con la compra de mi primera cámara me di cuenta de que esto solo conduce a la incapacidad de tomar una decisión. Algo que he podido comrpobar posteriormente en mis cursos y talleres. Cuanto más investigues, más encontrarás. El exceso de información conlleva la incapacidad para tomar una decisión. Es por eso que es muy importante acotar siempre la decisión antes de ponerte a investigar (cuanto gastar, en que segmento actuar, dónde investir…)

Anticipación y evaluación emocional

Seamos realistas por un segundo: la rutina diaria de un fotógrafo no tiene nada de glamurosa: la mayor parte del tiempo estás vestido con tu ropa mas comoda (y vergonzosa) delante del ordenador durante horas. Serás un “fotógrafo profesional” solamente los días en los que tengas sesión de fotos. Antes de empezar, parece interesante el poder trabajar desde casa sin estar atado a horarios o a reglas, pero una vez que las cosas se pongan en marcha, te darás cuenta de que no todo es magia y comodidad. Pasarás días sentado en soledad durante horas, echando de menos no tener que coger el coche (o el trasporte público) para ir a trabajar o tener un compañero de trabajo quien te moleste esporádicamente con tonterías.

Whew, esta fue una doozey de una publicación. Si esto ayuda solo a una persona, incluso un poquito, entonces estoy feliz. Mientras más nos ayudemos unos a otros, mejor será esta industria. Juntos.